Libertad

2016

30 diciembre, 2015

Este año se fue, voló, y a estas alturas es inevitable no hacer un repaso metal concienzudo de lo que trajo y de lo que dejó. Yo, sonrío. Estuvo bueno. Con sus bajones, obvio, pero estuvo muy bueno, señores. Prefiero rescatar lo sabroso ya que poco sentido tiene sentarse a darse látigo por lo que no se logró y mirar con alegría la nueva oportunidad que nos dan los 366 días que viene para lograr imposibles.

El único grito de lamento que haré será porque en 2015 solo, únicamente, salí con un tipo. Si, están leyendo bien, uno. Y eso, solo salimos como dos meses. Pero en ese tiempo, cortico y todo, el carajito dejó su magia en mí como para siempre. Y lo recuerdo y sonrió, y cuento la historia y se me hincha el corazón. Así que al parecer no necesité de más. Él fue suficiente para terminar de recoger los pedazos rotos que me quedaban y para mostrarme lo que quiero y para hacerme entender que tipos increíbles, para mí, como yo los quiero, SI existen.

Mis viajes, la gente que se me atravesó a darme todo tipo lecciones, mi bici y mi nueva disciplina para el ejercicio, la gente que se quedó, la que me abrazó y la que me adoptó, de todo esto estoy agradecida en mi 2015, pero tengo cierta tendencia a agradecer más al carajito de 24 años que me devolvió la magia en el amor y haberme ido a Perú que me dio la certeza de que todo siempre pasa para algo mejor.

De hecho, antes de sentarme a escribir esto fui a mi entrada del año pasado a ver qué o qué, y justito veo que tuve todo lo que pedí http://princesasamaria.com/2015/01/13/vamoooooo-2015/ fue muy sencillo porqué mi solicitud fue volver a ser yo. Volver a brillar. Y la verdad es que duré todo el 2015, sobre todo el segundo semestre, reencontrándome conmigo misma. Analizando situaciones, mis comportamientos, mis subidas y mis bajadas, tratando de entenderme, pulirme. Viendo mis contrastes, qué quería antes qué quiero ahora, cómo me veo, los juicios, los procesos, los ciclos. Creando conciencia propia de los errores y falencias, así como de los aciertos y las abundancias. Todo para volver a ser luz. Y lo volví a ser.

Entendí mi magnetismo, la energía que atrae a los manes y volví a sacar sonrisas. Me sorprendí a mí misma, varias veces, en muchos contextos, como en los viejos tiempos, rodeada de gente atraídas por mi brillo, mi esencia, la sonrisa que es lo que tengo para dar y para sacar. En esos momentos, miraba a María y le decía, volví.

Todo fue perfecto. Digamos que 2015 fue volver arrancar. Fue un nuevo comienzo después de varios años, desde que llegué de España, buscando un lugar donde encajar. Así que supongo, y espero que 2016 sea la etapa que sigue donde todo fluye con mayor facilidad y firmeza. Porque ya llegó el momento de dejar los miedos y las inseguridades, el anhelo por otro lugar, la ansiedad por el futuro, para darle paso a la tranquilidad, la confianza en mí y al desarrollo de ese rol mío en el mundo, que tanto he trabajando.

Me gustó mucho el 2015. Volví a escribir rico y aprendí un montón. Que el próximo año solo sea el lugar para poner en práctica todo lo que he aprendido después de tantas caídas y con tanta dedicación. Ojala el 2016 fluya y se encamine. Que haya certezas, descubrimientos, encuentros mágicos y revelaciones extraordinarias. Que haya plenitud y convencimiento profesional, que se concrete por lo que se ha venido trabajando, tocar los sueños y soñar más.  Que haya tanto amor para dar que no se espere recibir, que cada aprendizaje se haya convertido en sabiduría para pisar con más fuerza, que haya disciplina y rigurosidad para alcanzar lo que se quiere. Saber lo que se quiere. Que haya amigos que saquen de uno el brillo y que los que saquen la oscuridad sirvan para seguir aprendiendo a soltar. Que haya fiestas de esas que quedan para echar el cuento y un amor. Solo uno que sea tan rotundo, determinado, increíble, conectado y mágico, que no se necesite de más.

Así que nada, como yo no lo pude decir mejor, mis deseos para ustedes (que siempre son los mismos que para mí misma, porque yo escribo para aprender y aprendo con lo que escribo) son estas palabras que me dejó uno de los alguienes más chéveres que me regaló el 2015;

Que este año que termina, te arranque muchas sonrisas al recordarlo, algunas lecciones al meditarlo y una que otra pena, al dejarlo ir. Pero sobre todo deseo que el próximo año sigas siendo la princesa que llevas por dentro y por fuera. Curiosa, libre, enérgica y viva. Que ningún viento en contra te frene. Podrás detenerte, mirar a tu alrededor, analizar, aprender, pero que nadie frene esa energía porque haces muy feliz a muchos, me incluyo.

Nos seguimos escribiendo en 2016, mis niñas.

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply Paola Bedoya 30 diciembre, 2015 at 8:50 pm

    @PrincesaSamaria Para los buenos momentos gratitud, para los malos mucha esperanza y mucha fortaleza. Que la Felicidad, la salud, él amor y la prosperidad te lleguen. Próspero año 2k16
    Que sigas escribiendo mas que palabras… son historias que nos identifican y nos motivan. Gracias!

  • Reply Paola Bedoya 30 diciembre, 2015 at 9:00 pm

    Para los buenos momentos gratitud, para los malos mucha esperanza y mucha fortaleza. Que la Felicidad, la salud, él amor y la prosperidad te lleguen. Próspero año 2k16.
    Que sigas escribiendo… porque mas que palabras son historias que identifican y motivan. Gracias ♡!

  • Reply Anónimo 3 enero, 2016 at 7:52 pm

    Holaa. A mi encantaría saber tu por qué viajas tanto… Que pena lo chismosa pero es que ese es mi sueño, viajar y viajar y tu mantienes en esas y quisiera saber cuál es tu truco. Liliana Sánchez G de Manizales

    Date: Wed, 30 Dec 2015 21:57:24 +0000 To: lilisg95@hotmail.com

  • Reply Pia 10 enero, 2016 at 4:10 pm

    Creo que tuvimos un año muy similar!… Siempre que te leo me parece estarme leyendo a mi misma lo defines perfecto tristezas alegrias insultos y opiniones! #ereslagaver

  • Leave a Reply