Libertad

Problema de ellos

15 febrero, 2016

Hace un tiempo escribí sobre el derecho que tenemos todas de no gustar. En aquel entonces, reflexionaba sobre lo duro que me daba cuando no le gustaba a alguien, pero ahí mismo concluía que, así como unas veces se ganaba, en otras se perdía. Que así como a ciertos manes les parecía pues lo máximo del reino de las mujeres que son lo máximo, a otros les parecía bah, cualquier cosa, equis. Analizaba eso con el único fin de lograr aceptación cuando me tocaba perder.

Pero aceptar esa vaina es demasiado complicado. Y por más que tenía la claridad mental de saber que ajá, a este no le gusté lo suficiente, el ego se quería explotar de dolor, el corazón quedaba patas pa´rriba y la inseguridad de qué putas me faltaba me abrazaba. Y mientras se me olvidaba y ponía mis ojos en un nuevo fracaso amoroso, me seguía volviendo un caos desastroso y vulnerable.

Y es que juepucha, siempre creí que debía ser yo la que se largaba y nunca ellos. La que dejaba de contestar. Prefería cuando era a mí que el tipo me valía huevo y era fan de gustarles a si a mí no me gustaran.  Guevonadas de uno que ya están pasadas de moda, ya saben (o eso intento).

La cosa es que hace rato no me exponía a una situación así, esto es que hace un tiempo considerable no salía con nadie. Y bueno, no he salido, solo fueron un par de besitos (sí, con el de las botellas de vino de la entrada pasada). Por alguna –ahora bonita- razón el man desapareció.

En el momento que me iba entrando la angustia de ego existencial, mi cabeza puso juicio al corazón, a los sentimientos, a la inseguridad, a mis ganas de más y al romanticismo de querer tener a alguien. Tomó las riendas del asunto. Sacó de la experiencia de tantos años la teoría del “Tenemos derecho a no gustar” y la complementó.

Organizó las ideas y se fue con un discurso que el resto de mi no esperaba, pero necesitaba y encontró liberador y racional. Resulta que así como tengo derecho a no gustar, (pues ni que fuera Emily Ratajkowsk) resulta que, es problema de ellos. No mío.

¿Cómo que no mío, cabeza loca?

Pues no, si bien se trata de estar en un proceso constante de mejorar cositas en uno, de afinar aquí y allá, corregir esto y lo otro, si lo que en este momento yo tengo a él no le gusta, no le es suficiente, le es demasiado, le escandaliza, le parece too much o muy poco, si lo hace sentir amenazado, si cree que soy un exceso de amor o un vendaval de locura, que le parezco rara o muy fría, todo eso, son opiniones subjetivas de él. De su propiedad. Suyas. Que no son mi problema.

Y no, realmente no lo son. Que un man crea esto o lo otro, no lo hace real, no quiere decir que esa sea la verdad. Que no esté preparado no hace parte de mi proceso, sino del de él. Que no quiera nada serio no es algo que vaya directamente relacionado conmigo porque son mil factores que entran ahí. Que no esté interesado no me resta, en últimas después entenderé cómo eso me suma. Nada de lo que pase en la cabeza, corazón y vida del man, absolutamente nada: me define.

Caray, cómo no entendí esto antes, sentí. Me hubiera ahorrado ese proceso en donde me volvía chiquita y me evaluaba y preguntaba qué era lo que me faltaba y trataba de entender cuál había sido mi problema. Que había dado mucho o poco. Que eso me pasaba por haber sido muy linda o por muy seca. Que por mostrar mucho o poco interés. En general, que tenía alguna falla. Y pues no, no me falta nada. Esto es lo que hay. Las diosas divertidas y apasionadas que hay dentro de mí y los demonios oscuros e inseguros.

Así que sí, tengo derecho a no gustar, pero no gustar no es mi problema… es de ellos, absoluta y rotundamente de ellos. De sus gustos, sus opiniones, sus corazones rotos, sus historia, sus fracasos, sus aciertos, sus heridas, sus sueños.

Y esto es lo que hay y nadie tiene porqué poner a cuestionarnos lo que somos, porque todos tenemos lo que tenemos y es tan sencillo como que hay a quienes le sirve y a quienes no. A quienes les queda y a quienes no. Así que por lo pronto esto me lleva a mi a un movimiento mucho más rápido y cool de lo que no fue, porque por cada que no es, ya sabemos, vendrá otro (que seguro será tres veces más la v*&%$)

You Might Also Like

7 Comments

  • Reply Nancy 15 febrero, 2016 at 8:06 pm

    Y mas a nuestra edad, que ya buscas algo más formal, cuando una se enamora con una facilidad inmensa, te tachan de intensa y loca. Pero yo pienso que es porque no hemos.encontrado al intenso y loco para nosotras. 🙂
    Me encantan tus post, me ayudan a pensar y ver puntos de vista que no había tomado en cuenta.
    🙂

  • Reply Yanira Jerez 16 febrero, 2016 at 12:29 am

    Simplemente excelente

  • Reply CaritoM 16 febrero, 2016 at 8:49 am

    Cómo es que cada vez que escribes siento que estás pasando o viviendo lo mismo que yo?… También estoy en el proceso de asimilar que no pudo ser con un hombre con el que tenía todas las ganas de que fuera, de dejar de pensar que fue algo que hice o dejé de hacer para así poder tener paz mental y tranquilidad.
    Gracias por hacerme sentir que no soy una extraterrestre jajaja y que esto también le pasa a muchas otras mujeres. Eres la mejor Princess!.

  • Reply negocios728 16 febrero, 2016 at 8:12 pm

    Es lo mejor, y cada vez que lo leo es algo genial. Eres la mejor

  • Reply Problema de ellos – La Flaca 18 febrero, 2016 at 12:09 am

    […] Origen: Problema de ellos […]

  • Reply Maria Angélica Gómez Pinto 21 febrero, 2016 at 3:44 pm

    Me senti full identificada!
    Princess cada que leo tus post quedo PLOP…así me siento ahora y sé que no debo darme palo por la situación en la que estoy…o mas bien con el man con el que estaba.

  • Reply Alguna Diana 22 febrero, 2016 at 3:15 pm

    Me senti totalmente identificada, ese pensamiento egoísta de mi parte e insensato no debe seguir. Ahora me siento más liberada en cuestión de amistades y amores locos. Una loquita y aprendiz como yo necesita de alguien con madurez y un toque de diversión en mi vida que me brinde sólo amistad o mucho amor y pasión.

  • Leave a Reply