Libertad

¿Qué afán?

13 junio, 2016

diaa 48

Aunque a mi ya se me hace normal, no lo es. A dónde voy, donde llego y seguramente donde no estoy, la gente se pregunta que por qué sigo soltera. Me hacen chistes -todo el tiempo- al rededor de eso. Reclamos, juicios, señalamientos, dudas, preocupación, disfrazados en chistes. Y no, no es normal.

Y no me parece cheveré. Pienso que si así es conmigo, que realmente, de corazón, a pesar que estoy cansada de esperar e intentar y de buscarlo donde no es. A pesar que me la llevo excelente conmigo misma y no necesito de nadie a mi lado para sentirme realizada, no me quiero imaginar cómo se sentirán con estos chistes y dudas y cizaña  otras viejas que sí. Con otras que el sueño real de su alma es casarse y tener una familia. Con otras que no se sienten completas si no es con otra persona a su lado. No sé, ni me quiero imaginar lo que debe ser para las que ratifican su esencia, su belleza, su grandeza, solo si tienen alguien al lado que se los señale.

Es duro en realidad. Y yo trato de entenderlo pero realmente no. Porque para mi no es una competencia. No se trata de quién se case primero, ni quién tenga más bebés. No se trata de la fiesta ni mucho menos de la luna de miel. Para mi no se trata de la propuesta de matrimonio ni del tamaño de la roca. Para mi, no tiene nada que ver, el vestido y las flores, ni la iglesia ni mostrar que -por fin- tengo alguien a mi lado. Para mi no es eso. Para mi va mucho, o sea, mucho más allá.

Porque para mi se trata, más bien, de saber elegir. De hacerlo bien, de hacerlo excelente. Con cautela y celo. Con sabiduría y convicción. Con calma y responsabilidad. Con alegría e ilusión. Con el corazón convencido, de que él es Él. Con el alma tranquila y sonriente sabiendo que esa alma ya existía para mi, desde antes, desde siempre y para la eternidad. Teniendo claro que los pasos empiezan a recorrer el camino que es, dejando a un lado las rutas equivocadas y los callejones sin salida. Los viajes en circulo y sin sentido. Para mi se trata de mi parasiempre. Del mio. El de verdad. El que sí existe. El que esperé. El que soñé.

Así que no entiendo cuál es la presión. Y el afán. Que llegue cuando tenga que llegar. Pero no cualquiera. No el peor es nada. No el que tocó. No el que no me hace hace sentir el alma acompañada. No el que no hace que mis ojos brillen ni mi panza baile. No el que me va a aburrir a los cinco años o el que no me va a hacer completamente feliz. Llena. Entera. No el que no me exige llegar más allá de lo que pienso puedo llegar. No el que no me hace sentir que nunca sentí así. No, no y mil veces el que no es.

Porque saber esperar es apostarle al amor. Porque saber esperar es creer en el amor. Porque saber esperar es respetarse a uno mismo, y eso, eso es mucho más valiente y de admirar que estar casado con cualquier soquete que le resta vida a la vida misma.

You Might Also Like

6 Comments

  • Reply Yenny 13 junio, 2016 at 12:28 pm

    Señorita princesa samaria, es usted mi coaching emocional. Adoro cada uno de sus artículos

  • Reply Yeyereales 13 junio, 2016 at 3:36 pm

    Es tan cierto. Y no es solo es esperar a que llegue el correcto, sino reconocer cual es el momento perfecto, es no afanarnos, es disfrutar cada etapa.

  • Reply HeyRamona 13 junio, 2016 at 7:50 pm

    ¿Por qué la gente pensará que los sentimientos son un chiste? Habiendo tantas cosas de las cuales reírse.

    Me encantó

  • Reply Alexandra 14 junio, 2016 at 8:46 am

    Me encanto6

  • Reply Yusbely beltran 14 junio, 2016 at 10:28 am

    Muy buena reflexión ,me encanto , también estoy soltera y no tengo afán

  • Reply Irinú Iguarán Correa 14 junio, 2016 at 6:59 pm

    Excelente, me caen cada una de tus letras… y es muy cierto que creer en el amor es respetarlo y no afanarse con un peor es naaaa.
    Saludos!

  • Leave a Reply