Viajes

Lima

20 noviembre, 2016

Lima; La magia de lo inesperado

Estamos claros en que las cosas que resultan una sorpresa inesperada de esas que sobre pasan las expectativas, son de las más bonitas que nos regala la vida, o bueno, por lo menos yo, con el tiempo, lo he ido esclareciendo, con tranquilidad, paciencia y con la libertad de dejarme sorprender con lo que la vida me quiera sorprender. Esa es la magia de Lima.

Sabía que quería venir a Perú, mi curiosidad me lo exigía y los comentarios sobre este país siempre son positivos y con palabras coloridas alegres. Yo quería lo que todos quieren; comer y comprobar por mí misma la belleza y magnitud de Machupichu. Pero ni idea de Lima. Equis.

Así fue como, cuando la pisé y empecé rápidamente a entenderla y a querer descubrirla de pies a cabeza, me pareció fascinante. Me topé con un lugar amigable y de ambiente tranquilo. Con el olor del mar, flores en cualquier esquina, abundante en parques y con la sensación constante de que en cada esquina hay una sorpresa para mí. Por eso me abracé tanto a ella, a Lima y a sus verdes, a su mar gris, a su infinidad de sabores, a su seguridad en la comida, a la sensación del pisco en mi sangre, a su apertura a los extranjeros, a su ausencia de lluvia, que un año después aquí estoy.

Para mi Lima es una ciudadsota. De esos lugares a los que llegas con pocas expectativas porque estas de paso esperando ir a otro sitio, pero cuando menos te das cuenta, te quita el aliento y te seduce, despacito y sin soberbia. Lima es una bonita sorpresa. Sus distritos (barrios) son ordenados, la gente es de una nobleza conmovedora, su mar además de rico se muestra entusiasta con aires de coquetería siempre, su cultura es arraigada y muy bien puesta y en general es una ciudad con una personalidad muy definida.

La mezcla racial que define la cultura es apasiónate; indígena, japoneses, chinos, españoles. El culto a la comida. La exagerada, buena y bien consolidada oferta culinaria. La unión de los chef para llevar el nombre del país por todo el mundo. La delicia de un pisco sour o un chilcano. La gente. Lima, lima solita es apasionante y por eso me parece necesario que lo sepan, se dejen seducir y vengan para que se sorprendan.

De nada.

Pd; si bien doy detalles de lugares y eso en otra entrada aquí algunas sugerencias diferentes

Para comer: La Mar, Amor Amar, Osaka, Canta Rana, Punto Azul, Mercado, la lucha
Para por ahí: Lacomar y caminar el malecón. Un paseo por el centro que es espectacular. Un trago en la costanera y descubrir las calles de Barranco.
Para la noche: Cala, Bazar, Open, bares de Barranco.

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply