Viajes

Pisco en Lima

20 noviembre, 2016

Que, ¿cuáles lugares están cheveres para un pisquito en Lima?

No sé cómo pasé tantos años de mi vida sin el pisco. Antes de venir a Perú lo había probado, claro, pero no es lo mismo ni en sabor ni en constancia, ya que al estar sumergida en la cultura éste siempre está a la orden del día. A mí me encanta realmente. Desde que llegué aquí abandoné los gin tonics que por años fue el trago de mis amores y cómplice de locurillas.

El pisco es mi amigo, como no se toma puro –como el guaro y todos los destilados en Colombia en mi círculo- es mucho más tranquilo, amigable y menos matador. Es sabroso. Por eso me parece un plansote ir por distintos lugares de Lima probando, disfrutando y viviendo el pisco. Yo amo el chilcano, con locura porqué me parece más fiestero, en cambio el pisco sour me parece más formal, como acompañante en una comida, sentaditos juiciosos. Y como lugares para tomarlos hay miles, aquí saco una variedad que vale la pena explorar.

Un buen pisco sour uno se lo puede tomar en el hotel Bolivar en el centro de Lima. Dicen que ahí nació y que es uno de los más ricos de la ciudad. El ambiente es normal pero el trago lo sirven en su punto. Yo uno, ya estaba prendida. Y feliz. Salí dichosa y aproveché a dar una caminadita porque además el centro de noche es una coquetería.

Otro lugar para un pisco sour es la Rosa Náutica. El plan es romántico y diferente. El ambiente es absolutamente turístico, alegre y lleno de ánimos y novedad. La sensación de estar en el mar es regocijante y como esa vista, pocas.

La Huaca Pucllana también es un plan muy bonito para ir por un pisco sour. Tipo al caer el sol. Se sienta uno en la terraza, charla, brinda y se relaja rodeado de pirámides en el sitio arqueológico más emblemático de Lima.

Y si de noche se trata, vale la pena pasar por Hayauasca y pedirse cualquier pisco sour. Hay toda cantidad de sabores y todos son deliciosos. Además la casa en sí misma donde queda el bar es toda una aventura que vale la pena ver.

Cerca de ahí, en el mismo distrito de Barranco esta Victoria Bar, otra casona bonita, animada, con gente cheveré y un muy buen ambiento, relajado y perfecto para un chilcano.

Para finalizar iría a darme una vueltica como para ver qué tal los chilcanitos en alguno de mis favoritos: Open, Bazar y Cala.

Los tres ya son planes más rumberos sin llegar a rumba. Digamos que unos previos hasta las 3am que es cuando empieza la verdadera fiesta. Los tres siempre están llenos y amo el ambiente. Open y Bazar están uno casi que al frente del otro, en Miraflores. Mientras que Cala, está abajo en la Costa Verde al frente del mar. Este, especialmente, es un must. Se pone bien siempre, tiene una bonita mezcla de extranjeros y locales, la música es buena, la vista y la onda son muy especiales.

El pisco es sabroso y estos lugares lo hacen aún más. Prometido.

¡Salud!

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply