Amor

Levantar es fácil pero mantener un relación…

8 marzo, 2017

 

Levantarse a alguien es papitas. Dentro de los límites, claro, y sabiendo que algunos tienen habilidades mucho más desarrolladas que otros y que obvio, hay quienes arrasan y solo con un pestañeo tienen lo que quieren y más, mientras que por el otro lado hay otros que son un poco más torpecillos y por eso les toca hacer tres veces más esfuerzo que los otros. Pero, ese primer inicio de coqueteo y lograr que pidan el número y unos besitos y una, dos, tres revolcadas, es facilito. Sencillo.

Porque levantar es fácil. Una miradita como que sí pero como que no que sepan que los estamos mirando. Una fingida de “oh me atrapaste mirándote”. Una risita dizque tímida. Un chiste que los haga sentir que no tienen el control. Restarles importancia con tácticas claves como “¿Cómo es que te llamas?”, después de tres horas de bailoteo, cuestionarle la pinta o el corte de pelo, irse a hablar con las amigas cada tanto, dejarlo que vaya y que vuelva y todas esas cositas for dummies.

Lo verdaderamente complicado es mantener una relación. Que ese levante valga la pena. Que se parezca a lo que realmente queremos. Que se quede. Que queramos que se quede. Que se quiera quedar. Que queramos quedarnos. Que nos mueva a abrazarnos a él. Que nos inspire trascender. Construir juntos. Que sea una elección valiosa. Que cumpla y supere nuestras expectativas. Que sea amor, parche, lealtad y todas las cosas que queremos.

Eso es lo difícil. Que haya química y que sus demonios puedan hacerse amigos de los nuestros. Que sus partes oscuras nos den respuestas y no guerras. Que el amor sea más grande que los miedos. Que logremos ver las razones para quedarnos y no enfocarnos en las que hay para largarnos. Que lo que veamos en esa persona de nosotros mismos sea para que lo utilicemos como aprendizaje para encender nuestra luz y brillar y no para rompernos y llorar.

Que vaya con lo que queremos y no sea un viaje en contra de nosotras mismas. Que sea un cielo en el cual volar y no la tierra que nos encadena y nos deja despegar. Que haya más sonrisas que lágrimas. Que lo no negociable no se negocie. Que se cuiden en vez de desencadenar perdones. Que centre y no nos haga perder nuestra esencia. Y que los momentos de felicidad y estabilidad y tranquilidad sean muchos, muchos más que los que no.

Sí, sí, es mucho más difícil mantener una relación pero cuando esta se escoge desde las partes sanas, debe ser el lugar más bonito en el que vale la pena quedarse, porque jugar es fácil y hasta cierto punto divertido, pero dejar ir a los que no son para encontrar al que verdaderamente es y radicarse ahí, y decidirlo cada día; es de gente que se ama y ama el amor y se sabe y se permite ser amada.

Y de valientes, obvio, de valientes.

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Catherine 8 marzo, 2017 at 2:25 pm

    Increíbles tus posts!!

  • Reply jasne 17 marzo, 2017 at 9:12 am

    hermosas palabras! tan acertadas! tan ciertas! ♥

  • Leave a Reply