Literatura Series

Designated Survivor

14 mayo, 2017

De esta serie había leído muchas recomendaciones. Y muchas cosillas por ahí en Facebook que la gente las menciona y tal y por eso le tenía ganitas. Al principio tenía un poco de resistencia porque sentía que podía parecerse a House of Cards (que me pareció una mamera completa, pero ese es otro tema) pero no.

El inicio es disruptivo. Me parece genial la idea de que todo el gobierno de un país (presidente y gabinete), sea el que sea, pero sobre todo el de Estados Unidos, muera en un atentado. Creo que empezar de cero es la única forma en que realidad las cosas en un país puedan cambiar; gente fresca, con nuevas ideas, sin compromisos, sin papás con alianzas… por eso me enganchó.

Además la idea noble del Kirkman, el protagonista y único sobreviviente del atentado -Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos-, de hacer las cosas bien, jugar ganar ganar. Su capacidad de sorpresa, su poca maldad, el amor por  su familia, su poca expertis y pocas necesidades maquiavélicas, me parecieron ideales, bonitas y románticas.

Kirkman se va adentrando en el mundo político y va conociendo lo difícil y sucio que es, pero vemos cómo va despertando y haciéndolo bien, pero sobre todo, intentando hacerlo todo desde el bien. Se ve cómo se va ganando el cariño del país y el respeto de su equipo. Cómo intenta y cómo puede y cómo no parece poder.

Me gusta el carácter político desde el bien que tiene la serie. Supongo que es la forma romántica como yo veo el ejercicio de la política y cómo esa vez que trabajé en condiciones parecidas se intentó así, tal cual (Destituyeron al gobernador del Magdalena y el Presidente –porque ya no había tiempo para ir a elecciones- designó al General Bonet, un general retirado con bondad en su corazón, y yo era su asesora política). Por lo tanto puede que me sienta idetificada y admirada.

Pero me gustó la trama y todo el misterio de quién y bajo qué intereses, hizo explotar el parlamento. Me gustan Kirkman, es posible llegar a encariñarse con él. Dan ganas de agarrarle los cachetes y decirle, ¡bien pealo!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply