Amor

Son tiempos de crisis

5 junio, 2017

Querida María:

Sé que estos días no están siendo tus favoritos. Que la vida parece llevarte por caminos largos, y curvos y como si te hicieran mover en círculos sin ningún punto de llegada. Que sientes que te pone prueba tras prueba, tras más pruebas y nada de aciertos ni palmaditas en la espalda. Entiendo que hay caos y en tu cabeza y desesperanza en tu corazón.

Me dices que es que el gato se enfermó. Que hay problemas en el trabajo. Que te sientes sola. Que quieres un amor. Que tienes gripa. Que no tienes amigas (y yo quéeeeeeeeeeeeeeeeeeeee). Me dices y me dices razones para estar en crisis, sabiendo que todas esas razones no son más que las consecuencias y las excusas de tu bonito estado.

Y quién mejor que yo para saber lo que eso es si paso por ese lugar cada tanto y te hago, a ti y solo a ti, las pataletas más gigantes y berrinchosas del planeta. Y te enciendo a preguntas: “¿Cuántas pruebas más, María?” “¿Qué es lo que tengo que aprender de esto?”, “¿Qué viene para mi vida?”, “¿Dónde está la luz, María, todo esta negro?” y tú siempre sonríes y me dices que todo va a estar bien.

Y ya sabes, o si no, mírame, he sobrevivido, todo, siempre, como tú dices, resulta estando bien.

Así que por eso te dejo, y te doy espacio para que disfrutes de tu caos. Te digo que lo abraces. Y los disfrutes porque no te va a durar toda la vida. Te pido que te sientas en tu estado de crisis existencial y que impongas tus derechos y deberes.

Que te sientas libre de vivirlo como quieras y expresarlo como te de la gana. Que no lo ocultes ni te sientas mal. Que seas consiente de esa vulnerabilidad que implica y los miedos correspondientes. Que te des libertad para estar furiosa con quien quieras estar furiosa; (contigo, con la vida, con las energías, con tu gato, con tu tía, con el amor que no ves venir, con los árboles, con venus retrogrado, con los manes, conmigo), que puedes gritar, patalear y si lo que sientes son muchas muchas ganas de llorar, pues que llores. Que lo saques todo ¿para qué guardarnos vainas innecesarias?

Que si lo que quieres es encerrarte, te encierres. Que si quieres ser grosera, bien puedas. Que si te dan ganas de tomar, pues que lo hagas. Que lo que más te provoca es quedarte en silencio, te dejo. Que si quieres llamar es reclamar, y quejarte y arremeter contra todo, dale.

Pero también te hago caer en cuenta de tus deberes mientras la crisis. El deber de levantarte y aunque no quieras, sonrías. Aunque lo que más te provoque es esconderte después de determinado tiempo te obligo a que salgas y hables y hables hasta que te seques. Que entiendas tu miedo, para que lo superes. Y sobre todo, te exijo que te pongas tiempos. Tareas. Decisiones.

Porque aunque no me gusta verte así, me gusta verte así. Desde afuera sonrió y me rio de ti porque puedo ver lo importante que es este proceso en tu vida. De los cambios que empiezas a exigirte. La necesidad de nuevas preguntas y nuevos caminos. De la transformación que empiezas a necesitar. Del análisis a ti misma para encontrar nuevas respuestas. Del impulso que estas cogiendo para llevarte a lugares extraordinarios que en el fondo siempre has querido.

Que cuestionarnos es tremendamente poderoso. Que no sentirnos a gusto es eficaz. Que aburrirnos es natural. Y que a partir de ese estado de oscuridad, viene la fuerza, la luz, los colores. Tu obligación a encontrar salida. La versión más fuerte de ti que se sabe imparable. La conclusión luego de verte invencible.

Así que yo espero. Aquí estoy esperando. Porque a mi me encanta tu oscuridad que se parece a la mía. Llena de miedos y mucha vulnerabilidad. Pero yo, desde aquí, veo tus colores. Y tu luz. Y solo estoy esperando que vuelvas a verlos. A verla.

Porque cuando vuelvas a ver esos colores y esa luz, habrás dado el paso que necesitabas y hace tiempo querías. Te habrás transformado y habrás creado esa situación que inconscientemente hace rato estas buscando y habrás hecho de ti, esa mujer imparable realizadora de sueños. Habrás vuelto a nacer. Serás dueña de un nuevo comienzo. Merecedora de una nueva oportunidad para ser la más fuerte y mejor versión de ti.

Adelante. Disfruta tu crisis, pero pilas, muévete rápido de ese lugar, estoy ansiosa por ver la magia que vas a crear.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply diana sofia barreto romero 13 junio, 2017 at 7:19 pm

    directo a el alma @ princesa samaria lo necesitaba

  • Leave a Reply