Series

Ingobernable;

14 julio, 2017

Bueno, a Ingobernable llegué por la muy rara recomendación de mi cuñada que la tengo en un súper concepto de referencias tanto de libros como de series y pues de la vida. Así que llegué entusiasmada porque ella me dijo que “sorpresivamente estaba buena”.

Y a pesar que me decía a mí misma que era imposible que fuera buena, y tenía cien millones de dudas, le dije a mi boy que la viéramos y él más por tener un plan cómplice juntos que por entusiasmos por una producción que pinta una novela mexicana más, me dijo que de una. Y con mucho juicio la vimos hasta el final de la temporada. Con mucho juicio y muchas dudas y muchas críticas. Porque para ser claros, entre más la veíamos más dudas teníamos de por qué estábamos viendo eso y entre más avanzaba más encontrábamos errores y menos nos convencían los protagonistas y entre más pasaban los capítulos más nos perdían.

Ingobernable es la serie de Netflix que narra dos historias en paralelo; una, es cómo la primera dama Mexicana (Kate del Castillo) va encontrado y revelando inconsistencias en el gobierno Mexicano, después del asesinato de su marido, el presidente de México, obvio, mientras se esconde en TEPITO –uno de los barrios más bravos de América Latina- y otra historia que se devuelve al pasado, que muestra diferentes sucesos que llevan la trama hasta donde está.

Pero todos los apoyos de la serie –dejando a un lado la trama- me parecen fatales. El vestuario es tenaz, o sea miedoso, algunas actuaciones generan cero convicción empezando por Urquiza, o sea la Kate, se ven inconsistencias tipo de repente salen de día cuando aún era de noche o tenían un vestuario y la escena inmediata otro, o que que la Chela, donde se está alojando Urquiza en Tepito, y su novio se quejan de la cama tan pequeña que tienen y no caben y la de la Kate, la de las visitas, es doble. También me genera muchas dudas que hay personajes que son latinos y hablan entre ellos en inglés y después en español pero más en inglés. O que el guardaespaldas del papá de Urquiza es como dominicano o algo así y en una escena le habla al hijo de la primera dama como mexicano.

Y en la historia hay cositas muy mentirosas, como que a la primera dama no lleva ni un mes con el marido asesinado y ya anda en amoríos con otro, que hay una escena muy clara donde el guardaespaldas del abuelo le está robando unos datos, pero después resulta su aliado, entonces ¿por qué le roba los datos si son bff?.

Si bien el último capítulo de la segunda temporada es candela y no resulta la tipica novela mexicano de niño rico niña pobre y lagrimas infinitas, y con mi boy nos la vimos toda, es demasiado inconsistente y tiene tantos errores que nunca había visto en una producción, que en realidad le generan cero credibilidad, poco entusiasmo y se convierte en un plan más bien de chiste.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply