Libros Sin categoría

La hija de Cayetana, Carmen Posadas

5 octubre, 2017

Leer sobre la vida de Cayetana de Alba fue interesante. De hecho, abordar literatura de época es delicioso porque me gusta viajar en el tiempo de esa manera. Leyendo. Con historias. Con amor. Realidad.

La hija de Cayetana es un libro que tiene cosillas de la realidad y otras de fantasía, lo que lo hace atractivo y apasionante. En términos generales, me gustó entrar en vida de la duquesa de Alba, meterme en el mundo de las excentricidades de la época, los dolores de la esclavitud, el arte, Goya, la realeza. Me gustaron los amores, las amistades, los pesares. Rescato la fuerza de los sentimientos que narra y el reflejo en el hoy del pasado de los amores inmensos y dolorosos que nos cuestan lágrimas y sonrisas más allá de la época.

Me gustó el espacio y la época, la descripción escenográfica y las características bien definidas de los personajes. Me gustó la relación informal de la Duquesa con su marido y luego el giro enamorado que está misma tiene. Me gustaron las fiestas, me estremeció el trato a los esclavos, me desconectaron ciertos detalles que sentí no construían a la historia, me aburrió el amor entrañable de Trinidad (la esclava que comparte el protagonismo de la novela con la Duquesa y mamá de María Luz) y el desenlace sin desenlace de esta misma.

Pero lo que más me pareció llamativo es que el nombre del libro no le hace justicia al mismo. O sea, lo que se habla, se menciona, se narra, se vivencia de María Luz, la hija negra de la Duquesa de Alba que educó y amó como a una hija natural, es muy poco. Y sin relevancia, y no nos deja como enamorarnos de la niña sino que la novela gira más alrededor de las excentricidades de Cayetana y la búsqueda insaciable de Trinidad primero por el papá de María Luz y luego de María Luz.

Está bien. No es un libro al que le doy un diez ni me produjo tusa ni nada por el estilo ni tampoco sentí una magia loca en cada línea, pero estuvo bien. Digamos que de 10 le pondría un 6 o un 7. Pero de eso se trata leer. Unas veces ganamos, otras en cambio, también (porque de cada libro, se rescata algo y el aprendizaje pasando páginas es mayor que pasando canales).

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply